Ansiedad Y Depresión Durante El Confinamiento

Las consecuencias que ha traído el Covid-19 como pandemia en España son numerosas. El estado de alarma es una de estas, y el confinamiento impuesto por las Autoridades Sanitarias puede provocar muchos sentimientos y reacciones distintas. Desde nuestra farmacia queremos hacer un llamamiento para que toda la población cumpla con las medidas preventivas que se han impuesto y consigamos, entre todos, frenar la curva.

Muchas personas pueden sentir malestar tras estar varios días en casa sin salir. ¿Es estrés o ansiedad? ¿Cómo podemos gestionar el aislamiento en casa, los efectos de la sobreinformación o el estado de ánimo de los más mayores?

La ansiedad es una emoción normal, como la alegría o la tristeza, que todos sentimos en la vida. Se produce cuando percibimos un peligro o amenaza con independencia que sea más o menos real. Las informaciones continuas sobre el coronavirus hacen que se perciba como una amenaza importante. Esto produce una reacción que tiene, por un lado, sentimientos subjetivos de aprehensión y agobio y, por otro lado, un componente orgánico y fisiológico importante, con síntomas vinculados a todos los sistemas: aceleración cardíaca, cambio de ritmo respiratorio, tensión muscular, problemas digestivos o dolor de cabeza, así como comportamientos desajustados y poco adaptativos.

El estrés se entiende como un síndrome que aparece cuando vemos que nuestra capacidad para adaptarnos a algo es inferior al que esperábamos. Puede pasar en trabajo, cuando nos saturamos, o en la vida cotidiana, cuando se nos pide algo para la cual no estamos preparados. En todo caso, cuando las demandas sobre la persona superan su capacidad para hacerlas frente. Comparte con la ansiedad elementos comunes como la aceleración cardíaca, tensión muscular o problemas cardiorespiratorios.

Es importante establecer, cuanto antes mejor, algún tipo de rutina que, en lo posible, sea satisfactoria. Conviene también dedicarse a actividades agradables: escuchar música, leer, mirar la televisión o dedicar tiempo a mejorar la comunicación con las personas con que convivimos. Cuanto más tiempo estemos ocupados, menos tiempo estaremos preocupados. Recuerda optar por comidas saludables y aprovechar este tiempo de confinamiento para tu propio crecimiento personal.