Nanocosmética, Cuando La Revolución Tecnológica Llega Al Cuidado De La Piel

¡Bienvenidos a nuestro blog!

Actualmente los avances en tecnología dan pasos agigantados y permiten disfrutar de un abanico de ventajas muy generoso, el cual se puede aplicar en muchos ámbitos de nuestro día a día. Es el caso del tema que nos ocupa hoy: hablaremos de la nanotecnología aplicada a la dermocosmética. En otras palabras, hablaremos de la nanocosmética.

¿Qué es exactamente la nanocosmética?

La nanocosmética se caracteriza por la aplicación de la nanotecnología en nuestra piel, es decir, el uso de los nanosomas (vesículas que forman nuestro organismo) para transportar los principios activos de la cosmética en cualquier fórmula (loción, leche, crema gel, perfume...) a las capas interiores más profundas de la epidermis. Además, hay que tener en cuenta que esta tecnología permite también otros beneficios como el control de la liberación de los principios activos en la piel.

Desde Farmacia Marina Carrasco creemos que es muy importante incidir en los componentes de estos nanocosméticos, ya que debemos conocer y entender bien lo que nos estamos aplicando en nuestra piel para una salud óptima y entender como estos nanocosméticos actúan en nuestra dermis.

·       Liposomas: Vesículas esféricas cuya función es transportar sustancias de cualquier tipo gracias a que las sustancias hidrofóbicas quedan atrapadas en su interior. También son capaces de fusionarse con otras bicapas, hecho que facilita la liberación de la sustancia activa en el propio interior de la célula. Cabe destacar que, como desventaja principal, presentan cierta sensibilidad a la oxidación.

·       Niosomas: Tienen la función principal de facilitar la bioaccesibilidad de principios activos con dificultad de absorción y mejorar la penetración de la sustancia deseada en la piel. Comparándolos con los liposomas, no encontramos en ellos el problema de la oxidación aunque resultan más irritantes para la piel que los primeros.

Un ejemplo muy claro del uso de la nanocosmética es la aplicación de partículas de óxido de zinc y dióxido de titanio, como filtro de la radiación ultravioleta, en algunos protectores solares. Gracias a los avances de la nanotecnología podemos encontrar cosméticos mucho menos grasos y con mayor capacidad de absorción.

¿Cómo saber si mis cosméticos tienen nanopartículas?

La Unión Europea exige un etiquetado en caso de que el producto final contenga nanomateriales. A partir del Reglamento (CE) no1223/2009, sobre los productos cosméticos, las empresas del sector han que notificar a la Comisión Europea la presencia de sustancias que se encuentren en forma de nanomateriales, según la definición de dicho reglamento, “antes de la introducción del producto cosmético en el mercado y a su vez deberán ser convenientemente etiquetados, tal como indica dicha normativa”.

La normativa introduce un procedimiento para la evaluación de la seguridad de todos los productos que contienen nanomateriales, llevando a la prohibición de una sustancia si existe riesgo para la salud humana. Además, cualquier nanomaterial presente en los cosméticos deberá ser mencionado en la lista de ingredientes del envase y se propondrá el establecimiento de un funcionario de la UE para el registro de este tipo de cosméticos.

A modo de conclusión, la nanocosmética nace con el objetivo de mejorar las propiedades de los productos de cosmética tradicionales gracias a su estructura y propiedades ópticas. Como podéis observar, es una ciencia en continuo desarrollo y crecimiento, por lo que en poco tiempo estamos seguros que observaremos grandes avances como ha pasado hasta ahora.

¡Muchas gracias por visitar nuestro blog, amigos!