Prepara Tu Piel Para El Invierno

¡Hola de nuevo, amigos!

Ya llegan las bajas temperaturas y el frío hace de las suyas en nuestro organismo: no sólo por los constipados y los resfriados, sino que las partes más expuestas de nuestro cuerpo también sufren si no las mimamos como se merecen. Hoy vamos a hablar de cómo mantener una piel de 10 en invierno y las rutinas que debes evitar para conseguirlo.


Empezamos por el rostro

Nuestra cara es, sin duda, la parte de nuestro cuerpo que más expuesta está al frío. Debemos hidratarla correctamente ya que, debido a los cambios drásticos de temperatura, es habitual tenerla seca y apagada. Podemos optar por las aguas termales, que también son muy efectivas en invierno para hidratar la piel casi al momento, eliminando así la sensación de tirantez.

Sin embargo, no debemos olvidar que también es fundamental una limpieza profunda, mediante limpiadores que no sean demasiado agresivos con el cutis y sin usar, en la medida de lo posible, agua muy caliente ya que estaríamos favoreciendo la sequedad. 

Además, a la hora de maquillarnos debemos optar por aquellos cosméticos que contengan fórmulas hidratantes con principios activos que regeneren la barrera cutánea. Las fórmulas que contengan Vitamina C nos serán especialmente útiles, ya que nos ayuda al mantenimiento de nuestra piel más joven y luminosa. 

Como último punto a tratar en el rostro, no podemos olvidarnos de la piel de nuestros labios. Al no poseer glándulas sebáceas, encontraremos que se agrietan con mayor facilidad. Es por ello que debemos aplicarnos protectores labiales que los hidraten, aíslen del frío y los reparen. 


Nuestras manos también sufren, y mucho 

¿Qué decir de ellas? Al encontrarse destapas la mayor parte del tiempo, mantenerlas hidratadas en todo momento es esencial, y lo mejor es hacerlo a través de agentes naturales: manteca de karité, aloe vera o el aceite de almendras nos aportan la hidratación que tanto necesitamos en esta época del año. 

Un truco: aplícate el producto que hayas escogido antes de irte a dormir, así actuará durante toda la noche y a la mañana siguiente: ¡tachán! Manos hidratadas.

Para finalizar, no podemos olvidarnos de la piel del resto del cuerpo. Aunque no se encuentre tan expuesta al frío, debemos ofrecerle una atención especial para evitar posibles episodios de sequedad. Aplica cremas corporales a base de ingredientes como los comentados anteriormente y no te olvides los codos, rodillas y pies.

Recuerda que en nuestra farmacia encontrarás los mejores productos para mimar tu piel este invierno, ¡y el mejor consejo farmacéutico! Te esperamos.