Prevención Ante El Pie De Atleta

El pie de atleta es una infección producida por hongos que afecta especialmente a los dedos de los pies, aunque también puede localizarse en la planta de los pies y en las uñas. Al contraerse por contagio es importante tener mucho cuidado con la higiene y hábitos personales, sobre todo ahora que se acerca la primavera y viene el buen tiempo. Si eres una persona a la que le suelen sudar mucho los pies o realizas natación durante todo el año, debes saber que puedes ser propenso a sufrir el pie de atleta en cualquier estación del año.


 ¿Cuáles son los síntomas más frecuentes? (h2)

 Los síntomas del pie de atleta son muy visibles, y entre los más frecuentes, encontramos: 

●      Una sudoración mayor a la habitual

●      Mal olor

●      Enrojecimiento

●      Picor

●      Descamación entre los dedos o en la planta de los pies

 

El contagio se produce por contacto directo con escamas de piel que contienen hongos. También puede producirse por los hongos presentes en el suelo húmedo de las duchas y piscinas públicas, en toallas, en las moquetas de los hoteles, o incluso usando calcetines y zapatos de otras personas.


 ¿Qué medidas higiénicas puedo tomar para prevenirlo? (h3) 

●      Evitar la humedad en la piel secándose correctamente.

●      Realizar una higiene diaria y profunda de nuestros pies.

●      Utilizar toallas secas y no compartirlas con otras personas.

●      No utilizar calcetines ni calzado de otras personas.

●      Cambiar de calcetines tantas veces como sea necesario.

●      No andar descalzo por las zonas comunes de los gimnasios, piscinas…

●      Si los pies te sudan mucho, opta por el calzado transpirable y por calcetines de algodón

 

Para tratar el pie de atleta...

 Se utilizan tratamientos antimicóticos para detener la acción de los hongos que producen el pie de atleta. También existen remedios naturales a base de óleos esenciales como el óleo de árbol de té, el laurel, el geranio o la palma-rosa. Se puede hacer un baño de pies con el óleo esencial de árbol de té, el de tomillo y orégano. También puedes utilizar la tintura de própolis aplicada directamente sobre la zona afectada.

 La dieta es muy importante y te recomendamos hacer una dieta rica en verduras, hortalizas, fruta, cereales integrales y proteína de buena calidad. Hay que evitar las levaduras y alimentos fermentados, los alimentos ricos en azúcares refinados y los procesados. También es importante dejar los pies al aire libre en la playa para que se aireen y porque se beneficien de las propiedades del mar.