Propósitos Saludables Para Año Nuevo

Cualquier momento es ideal para empezar a llevar una vida más saludable. No es necesario esperar a un lunes o al año nuevo, pero es cierto que el inicio de nuevas etapas nos aportan la energía y el empujón necesarios para emprender este nuevo camino. Otras muchas personas también hacen su particular listado de propósitos y esto consigue que mejoramos nuestro nivel de fuerza de voluntad. A pocos días de acabar el 2019 no se nos ocurre mejor momento para realizar nuestros propósitos saludables. Si quieres llevar una vida más sana, te explicamos qué tienes que hacer.

 

Un único propósito que esconde el resto: una vida más saludable

 

Dejar de fumar, hacer deporte, mejorar nuestra dieta… Se trata de algunos de los propósitos de año nuevo más típicos y que un porcentaje muy amplio de la sociedad intenta llevar a cabo a lo largo del mes de enero.

 


Empieza el año sin humos

 

Los expertos recomiendan enfrentar este proceso siente consciente de las dificultades que conlleva, pero también sin olvidar todos los beneficios que nuestro organismo irá recuperando a medida que vaya pasando más tiempo sin ingerir el humo del tabaco. No solo hablamos de un ahorro económico importante, si no también de una mejora de nuestra capacidad pulmonar (que se verá reflejada también a la hora de practicar deporte), mejora nuestra circulación, sentimos menos fatiga y el riesgo de sufrir cáncer de pulmón disminuye.

 


Apuesta por una vida más activa

 

La práctica regular de ejercicio permite mejorar el estado de salud en el ámbito físico y también mental. Está comprobado que se desprenden endorfinas que mejoran el ánimo, sin olvidar que es el mejor remedio contra la tristeza, la ansiedad y la depresión.

 

Debemos empezar a un ritmo e intensidad en la que nos sintamos cómodos e ir incrementando la intensidad del ejercicio y también los días de práctica para conseguir convertirlo en una práctica habitual.

 


Por una dieta más equilibrada

 

Se recomienda ingerir entre 300 y 400 gramos diarios de verduras y hortalizas; además, para conservar todos los nutrientes la mejor opción es comerlas crudas y si se hierven, se puede aprovechar el agua para hacer sopas o purés, puesto que quedan minerales en el agua de la cocción.

 

También es recomendable comer fruta cada día, un mínimo de tres piezas al día. Se tiene que intentar evitar el consumo de bollería industrial y grasas saturadas, el exceso de sal en las comidas y las bebidas azucaradas.

 

Y lo más importante: una actitud bien positiva

 

Muy necesaria para mejorar el bienestar emocional. Para que esto sea posible, es imprescindible cumplir con las premisas anteriores, vida saludable, no fumar, dieta equilibrada, practicar de deporte… Sin todo esto, nos será mucho más difícil afrontar la vida con positivismo.

 

Para completar tu propósito de una vida más saludable también se recomienda usar las escaleras en lugar del ascensor, andar más en vez de utilizar el coche o el transporte público. Y si es imprescindible el uso de un medio de transporte por la distancia, siempre puedes bajar una parada antes de la tuya para acabar el recorrido andando. ¡A por todas!