Tipos De Tos Y Cómo Tratarlas

La tos es un síntoma recurrente que se puede aliviar combinando remedios naturales y medicamentos, pero antes hay que determinar la causa y el tipo. Cuando acudís a la farmacia y nos pedís algún medicamento para tratar la tos, os hacemos una serie de preguntas, pero hay una, que es clave, y que siempre os formulemos: ¿cómo es esta tos? ¿Es seca, con picor de garganta e irritación o es tos acompañada de mucosidad? Y según vuestra respuesta lo tendremos que tratar con una antitusígeno, un expectorante o un mucolítico.

 

La tos: más común de lo que creemos

 

Según datos estadísticos, un 69% de la población española experimenta, como mínimo, un episodio de tos al año. Además, el 72% de las personas que la sufren no saben identificar el tipo de tos que tienen. Esto se produce porque la tos pasa por varias fases y, por lo tanto, habrá que adaptar el tratamiento a su evolución. Lo más habitual es que haya una primera fase con tos seca sin flema, que irá avanzando hacia una tos productiva y, en último lugar, se originará un tipo de tos seca residual. A causa de este proceso, un paciente puede necesitar hasta 3 tratamientos diferentes para solucionar un episodio de tos.

 

¿Qué tipos de tos existen?

 

Hay que saber que existen diferentes tipos tos son: seca o no productiva (sin expectoración), productiva (con expectoración), seca falsa (no se consigue expectorar y se deglute la mucosidad), crónica (dura más de tres semanas) y psicógena (como tic o por nervios).

 

¿Cómo tratar los dos tipos de tos más comunes, la seca y la productiva?

 

En el caso de la tos productiva, es decir, con mucosidad, lo más recomendable es acudir a mucolíticos y expectorantes, que nos ayudarán a fluidificar la mucosidad y a potenciar los mecanismos de los bronquios para eliminar la mucosidad, respectivamente. Es importante dejar claro que no debe frenarse la tos en este caso, ya que ayuda a expulsar la mucosidad y a recuperar del todo nuestro organismo.

 

En el caso de la tos seca, necesitamos una solución efectiva y rápida para evitar que la tos se siga produciendo y que la afección no aumente. Para ello, lo más recomendable es optar por un tratamiento antitusivo, es decir, una solución líquida que dotará el tracto respiratorio de la suficiente humedad para que la tos desaparezca.

 

Actualmente y cada vez más, existen en el mercado muchos jarabes que tratan la tos de forma natural, muchos de ellos con combinaciones de plantas como el tomillo que tiene un efecto expectorando, la hiedra con acción antitusígena. Todos estos acompañados a veces de miel que también tiene acción lubricante y protector de las mucosas.

 

Además de estos medicamentos para evitar empeorar la tos tendríamos que beber 2 litros de agua al día, para humidificar el árbol respiratorio, mantener el ambiente húmedo con humidificadores, evitar lugares donde haya humo, ya que estimula la to. Si eres fumador, por supuesto, debes evitar fumar puesto que es una de las causas más frecuentes de tos.

 

No olvides que la tos es uno de los principales focos de transmisión de virus y bacterias, y por tanto, de contagios de dolencias. Tenemos que ser conscientes y taparnos la boca con la parte interna del codo al toser, o bien con un pañuelo de papel.

 

Si después de estas explicaciones todavía te quedan dudas, no te preocupes, acércate a la farmacia y descubriremos qué tipo de tos es el que tienes y encontraremos el mejor remedio.