Todo Lo Que Debes Saber Sobre Los Piojos

Con la vuelta al cole tenemos que hablar de una de las pesadillas de todos los padres y madres: los piojos. Si vuestro hijo o hija empieza a rascarse la cabeza compulsivamente (sobre todo detrás de las orejas) es probable que esté contagiado. A pesar de que son más activos entre los meses de julio y septiembre por las condiciones de temperatura elevada y de humedad alta, la realidad es que piojos hay todo el año y hay que ser muy cuidadosos para evitar la reproducción.


La manera más frecuente de contagio de piojos entre una persona y otra es a través del contacto directo, a pesar de que la mayoría de la sociedad aún cree en algunos falsos mitos como que los piojos saltan. Tenemos que tener en cuenta que podemos contagiarnos a través de objetos como diademas, gomas de pelo o peines.


Siguiendo con la línea de creencias populares, debemos matizar que los piojos no aparecen por tener el cabello sucio, sino todo el contrario: prefieren un pelo limpio para sujetarse mejor, llegar al cuero cabelludo y empezar a alimentarse cuanto antes.


Para averiguar si nuestro hijo tiene piojos hay que examinar minuciosamente la base del cuero cabelludo, mechón a mechón, con la ayuda de un peine de púas estrechas o de una liendrera. Habrá que ser especialmente exhaustivo en la zona de la nuca y detrás de las orejas y, después, limpiar el peine sobre de un papel blanco para comprobar si hay algún piojo.


Una vez hayamos comprobado que los piojos están entre nosotros, habrá que conseguir un tratamiento antipiojos que, además de efectivo, tenga en cuenta factores como la edad del niño, el tipo de piel, si el niño es asmático o si la madre está embarazada o en periodo de lactancia. 


Además, debemos poner en práctica estas recomendaciones:

  • Revisar los cabellos de niños y niñas y las personas que convivan con ellos 2 o 3 veces por semana, sobre todo si se rascan a menudo.
  • Aplicar el tratamiento, cuanto antes mejor.
  • Seguir estrictamente las instrucciones de los diferentes productos teniendo en cuenta que, en muchos de estos, se tendrá que repetir el tratamiento más de una vez para matar los piojos salidos de los huevos.
  • Eliminar las liendres enjuagando los cabellos con una mezcla de agua y vinagre, y después, pasar un peine, varias veces, con las púas muy finas.
  • Revisar cada día, durante la semana posterior al inicio del tratamiento, los cabellos e ir sacando las liendres que hayan podido quedar; en caso contrario, el tratamiento no habrá servido de nada.

También hay productos de uso diario que actúan a la vez como acondicionadores y preventivos, una buena herramienta tanto después de haber realizado el tratamiento para eliminar piojos y liendres como previamente, para evitar la infestación y tenerse que tratar.


No dudes en acercarte a nuestra farmacia, disponemos de una amplia gama de productos para prevenir y acabar con los piojos rápidamente, sin tener que pasarnos horas y horas con la liendrera.