¿Tus Defensas Ya Están Listas Para El Frío? 

Preparar nuestro organismo para las temperaturas frías que se aproximan es esencial si queremos evitar que los virus y algunas enfermedades lleguen a nuestro organismo. Para conseguirlo, podemos optar por distintas vías o bien combinarlas para conseguir una salud integral óptima. 

Hoy os hablaremos sobre la alimentación, algunas plantas medicinales y otros suplementos que son nuestros mejores aliados para prevenir algunas enfermedades e incluso minimizar sus síntomas.

 

Alimentación preventiva para la salud 

Si queremos trabajar nuestro sistema inmune a través de la alimentación lo más sensato es no darle demasiado trabajo, es decir, no consumir en la medida de lo posible alimentos ultraprocesados y optar por aquellos alimentos que reconocemos a simple vista: el arroz, las legumbres, la fruta, la verdura y las hortalizas son las más recomendables. De esta manera, estaremos facilitando el trabajo a nuestro aparato digestivo y le estaremos aportando los nutrientes necesarios para tener unas defensas en buen estado. 

El uso de plantas medicinales para curar o mejorar nuestros síntomas está muy extendido en nuestra sociedad. Desde resfriados y gripes hasta para mejorar el estado de ánimo, las plantas medicinales se presentan como complemento muy eficaz para las dolencias relacionadas con los cambios de temperatura.

  • Tomillo. Conocido por sus propiedades anticatarrales, microbiótico, antiséptico, bactericida y mucolítico.
  • Equinácea. Función inmunoestimulante a través de ciertos principios activos como la equinacina. Aumenta el número de glóbulos blancos en sangre e incrementa la actividad de los anticuerpos, acelerando la migración de los glóbulos blancos hacia la zona de infección.
  • Propóleos. Aunque no es una planta, es un buen protector pulmonar en primera instancia. En todo caso científicamente se ha demostrado que tiene virtudes tales como antibacteriano, antimicótico, antituberculoso, antialérgico, analgésico, antiviral, estimulador del sistema inmune y estabilizador de la temperatura.
  • Jengibre. Tiene una función como tónico digestivo gracias a que mejora la movilidad gástrica, además de trabajar como tónico vascular puesto que mejora el flujo sanguíneo porque sube la temperatura corporal, haciendo así un efecto termogénico y ayudante a la vasodilatación. También ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre, estimulando la secreción de bilis. 

Muchas de estas plantas son los principales principios activos de muchos complementos alimenticios que te pueden ayudar a mejorar tus defensas este otoño y reforzar tu sistema inmunológico. Ven a vernos a la farmacia y descubre todo lo que podemos hacer por ti.